La simbolica y absurda patria que se levanta de los escombros,
ese absurdo simbolo de unión… 
¡LA VERDADERA FUERZA DEL PORTEÑO NO LA HACE LA BANDERA!